Óscar o la felicidad de existir