A la lengua gallega

Una tímida música silenciosa apenas de ti conozco,
no más que una voz lejana
también nacida de un imperio y de una ruina.

En ti veo la belleza impalpable
con la que escribieron reyes y poetas.

Ojalá mis labios fuesen dignos de tu grandeza innata…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.