Amor post mortem

Imagen extraída de www.thinglink.com

 

Cayó enferma la muerte entristecida
al ver que sin vivir aún te quiero,
siendo en mí libre y en ti prisionero
un amor que sobrepasa a la vida.

Pasará el tiempo en un acto suicida,
arraigará su voz en pleno enero,
mas mi corazón siempre a ti sincero
será el olvido que jamás olvida.

Ya la ternura negra y marchita
habita en un cajón de la madera
que a la oscuridad pura necesita.

La inmortal sombra me sueña y me espera,
y me recuerda que quedará escrita
en el sigilo de la primavera.

Jesús Miguel Pacheco Pérez

Estudiante de Filología Hispánica de la UM. Autor de "Gris Esperanza" y "Antipoesía, cólera y realidades defectuosas".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *