Mar vacío al refugiado

El Sol se va apagando en la tristeza
mientras nado en un vasto mar vacío
―plano, llano, tranquilo, fin de río―,
en el cual se va hundiendo mi cabeza.

Noche llega muda y sutil vileza
en sus palabras brama: tú eres mío.
Y con lágrimas de rocío frío
la veo ahogándome con fiereza.

Y ella con húmedas manos se marcha,
pruebas de homicidio parricida,
abandonando mi cuerpo hecho escarcha.

La luz surge de nuevo renacida,
atravesándome en su lanza carcha.
Golpe gracia. Así, el fin de mi vida.

 

J. Séguel

Nacido quién sabe dónde en 1997, supo desde muy pequeño que su vida estaría ligada a las letras, artes y humanidades. A veces, llevado por las ínfulas de escritor y poeta, toma el nombre de J. Séguel, escribiendo sus creaciones en su cuaderno literario www.versosgordos.wordpress.com Ahora estudia Filología Hispánica en la Universidad Complutense de Madrid, caminando entre las academias y sus ideas. Ahí fue donde se encontró con otros cronopios, como diría aquel autor argentino, dando lugar a este maravilloso proyecto llamado En plan culto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.