Acaso, Luna, ¿no somos parte del mismo devenir de las poesías del agua? ¿Siempre sedientos y nunca saciados?

Como Fantasmas sobrevolamos el presente, lo miramos pero no lo observamos ya que nuestro viaje va hacia el futuro. Muertos en el mismo momento en que, como ciegos, no vemos nuestro Ser mezclado con la Tierra. Cada grillo, cada pájaro, nos cantan, nos hablan; pero Luna, ¿es porque somos sordos? ¿Es cierto que nos desintegramos al querer vivir lo que realmente es invivir? ¿Sobrevivimos para seguir machacándonos?

Dime Entera, ¿es que ya no pisamos sobre nuestros pies? Inconscientes corremos y creemos vivir en un mundo bajo nuestro poder pero no es más que un mundo llenos de fantasmas errantes. Quien de verdad queremos que nos vea ya no lo hace, dolida, por nuestro afán de superioridad. Ya no nos ves, Luna, ni nos ve la Tierra que pisamos, ni las pequeñas palomas siempre curiosas. Por favor, atiende a nuestro reclamo, ¿de qué huimos?

Sabia Luna ; sonrisa en ascuas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.