La poesía moderna

Quieren vítores y halagos; acabar
con las formas del fútil elitismo.

Mientras,
yacen en enormes sillones esponjosos;
escriben tantos versos                                                                                                                          como billetes quieren en sus palmas.

(Están consiguiendo su objetivo).

Pero un poeta que llega del trabajo                                                                                                  se sienta en la cocina, coge una libreta                                                                                                y descubre un verso entre las hojas:

–Nunca reposaran los laureles en su pecho.

Diego Godián

Alumno de Filología Hispánica. "Me verás partir con dos versos bajo el alma, me verás morir sobre un poema que no es mío".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *