Tres poetas complutenses

 

Su profesión se sabe es muy antigua

y ha perdurado hasta ahora sin variar

a través de los siglos y civilizaciones.

Le piden a la vida más de lo que ésta ofrece.

JOSÉ AGUSTÍN GOYTISOLO

 

En las aulas, los pasillos, los jardines y las cafeterías hay poetas que mejoran, silenciosamente, el ambiente universitario de nuestra facultad. Les presento a tres de ellos.

________________________________________________________________________

JAVIER GALASO

Me llamo Javier y tengo 19 años. Soy acuario ascendente Leo y me gusta Cernuda y la poesía y la pizza y gastar todo mi dinero en libros y películas de terror. No sabría decir cuál de estas cinco cosas me definen más, también sé que nunca he sido poeta y que nunca voy a dejar de serlo.

I

los días han sido

yo me iré
nadie recordará estos versos
los días han sido
los recuerdos
restriegan sus manos por las paredes
gimen de placer
pegan sus finas cinturas contra la cálida superficie de este cuarto
abren sus labios para fundirse en él
consumando todo el amor de una época
ya pasada, ya contada, ya agotada
y el aire no es sino una esfera
repleta de los orgasmos que han visto todos estos muebles
yo me iré
nadie recordará estos versos
los días han sido
la oquedad del tiempo
inunda el paisaje
chilla
con la ferocidad del cielo
de la historia
de las espigas que atraviesan sus ojos
chilla
con la ferocidad del punto.
yo me iré
nadie recordará estos versos
________________________________________________________________________

LAURA GIL

Me llamo Laura Gil Rubio. Soy estudiante de Filología Hispánica siendo éste mi primer año de carrera; y ejerciendo la escritura como hobby y necesidad de expresión, desde hace seis años.

“POESÍA”

Hay un clavel rojo
cosido al techo.
Observa cada noche
a los locos sumidos
en los placeres de un bosque
alienado e idílico
que solo ellos conocen.
Mira acechante
como si fuera un delirio,
como si la noche,
acostara a la luna
en su regazo,
como si la gitana
estuviera rozando
sus orígenes
y bebiera
de un manantial
de profusos silencios
y deseos prohibidos.
No hay espejos
donde esconderse,
sólo hay un bosque,
un caudal de versos
y un río de sangre
mojando la desnudez
de las palabras.

________________________________________________________________________

GABRIEL SASTRE

Dibujante en proceso que se lanza a buscar una comprensión más certera del mundo a través de las letras. Me interesan especialmente los poemillas breves de temática natural y el mundo sensitivo. Siempre digo que vengan a ver mis dibujos en 50 años (tal vez) tendré algo que contarles; lo extiendo ahora a la poesía sin demasiada vergüenza pues observo numerosas similitudes entre ambas.

“CINCO HAIKUS”

Cae sin prisa
Una hoja del cerezo

La sopla el otoño

Sueño ligero
A la sombra del árbol

Ruido de peces

Luvia de verano
Pareciera que los árboles

Están bailando

Océano naranja
Inunda el bosque tranquilo

Delirio de otoño

Se alzan las primeras luces
Bosteza la yerba

Como aletargada

Diego Godián

Alumno de Filología Hispánica. "Me verás partir con dos versos bajo el alma, me verás morir sobre un poema que no es mío".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *