La vida cambia

Por el fuego

 

Has cogido mi corazón y lo has tirado a una alcantarilla. Me duele. Me duele tanto. Pero no me arrepiento. Todo lo que vivimos vale la pena. No, no fuiste mi amor, mi amante, nunca compartimos nuestra cama, ¿para qué? Fuiste mi amigo, mi gran amigo, mi gran apoyo. Ahora solo eres un recuerdo en mi mente y a veces incluso pienso que te inventé, que en realidad no exististe, porque no tengo nada que me lo recuerde. Existen fotos que podremos mirar al sentirnos nostálgicos, pero esos que están ahí ya no somos nosotros.  Me has robado el corazón. Mírame. Me has robado el corazón. Lo mejor de todo es que no lo has hecho con maldad, porque tú eres puro amor. Pero no sé qué va mal en tu cabeza, qué te ha hecho olvidarte de mí, de nosotras, de todos. ¿Qué te pasó? ¿Por qué pasamos de significarlo todo a no ser nada para ti? Ni una felicitación en los buenos momentos, ni una palabra de aliento en los malos; ni respuestas a mis mensajes dolidos, eres un fantasma. No existes. Y me agarro a un clavo ardiente. Me agarro a ti. Cuándo ya no estás. No eres nada. Yo tampoco. No somos lo que éramos ni jamás lo volveremos a ser. Ya no eres nada para mí. Aunque vuelvas, aunque me abraces y me pidas perdón, aunque me llores y me mires a los ojos, aunque me hagas recordarlo todo, como aquella tarde en el Ebro que me dijiste me querías y nunca harías nada más para dañarme, cuando yo te lloraba, ya eso no significa nada. Fue bonito. Pero sólo fue bonito mientras duró.

 

One Reply to “La vida cambia”

  1. Hola Laura, que lástima que este día tan importante duela duele cuando en la sociedad en general lo toma como un festejo comercial, duele cuando se nos olvida reivindicar los roles que venimos teniendo las mujeres en los últimos años, duele cuando seguimos justificando el maltrato y la agresión. Me encanta la imagen que utilizaste en tu post y el mensaje porque siempre sobran motivos para luchar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *