En memoria del proceso

A Ángel González

 

Descorre la persiana con desdén
y observa que todo está apagándose:
la luz, la tarde y la centella del cigarro.

Tengo el color anaranjado de los cielos
en medio de la boca —se dice.

Deja el humo en la cornisa
y recurre con amor a su libreta:
un nuevo poema ya ha nacido.

Diego Godián

Alumno de Filología Hispánica. "Me verás partir con dos versos bajo el alma, me verás morir sobre un poema que no es mío".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *