Urania

Juntos debimos ser el perfecto andrógino, pues intuyo en ti la mitad del cuerpo que me fue cortado por los dioses; me abrazan tus brazos y sé que son los que me han sido amputados, me miran tus ojos y siento que puedo ver por primera vez.

En tiempos primigenios tú y yo fuimos uno solo, y tras ponerse y levantarse el Sol durante todos los días de nuestra vida nos volvimos a encontrar. Es por eso por lo que me gusta pensar en el eterno retorno, porque significa tenerte conmigo en todas mis vidas. Yo no he nacido sino para pensarte, pues conocerte es recordarte: tú eres mi reminiscencia.

Amaré mil cuerpos distintos durante mil noches y mil pechos serán mi almohada, pero sólo soñaré contigo. Vivirás en mi recuerdo hasta el fin de los días, momento en el que imploraré a la hija de Juno que descienda del Olimpo y libere mi alma, alma que lucha por soltarse de los lazos del cuerpo, porque mientras este cuerpo sea mío sólo te querrá a ti.

Selene de Lesbos

Alumna de Filología Clásica inspirada por las Musas.

One Reply to “Urania”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *