Poema del mes

Yo os prometí mi libertad querida,

no cautivaros más, ni daros pena;

pero promesa en potestad ajena,

¿cómo puede obligar a ser cumplida?

Quien promete no amar toda la vida

Y en la ocasión la voluntad enfrena,

saque el agua del mar, sume su arena,

los vientos paré, lo infinito mida.

Hasta ahora con noble resistencia

las plumas corto a leves pensamientos

por más que la ocasión su vuelo ampare.

Pupila soy de amor; sin su licencia

no pueden obligarme juramentos.

Perdonad, voluntad, si los quebrare.

Tirso de Molina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *