Histrión, teatro a pesar de todo

Todos tenemos lugares comunes en nuestra vida, sitios a los que irremediablemente volvemos y en los que nos sentimos trasladados en el tiempo. Espacios en los que una vez respiraste, sentiste, viviste. Viejas heridas que de una forma o de otra no quieres curar.

Histrión es la herida perenne de quienes alguna vez bebieron de su néctar de teatro.

Para poneros en situación, Histrión es la asociación de teatro de la Escuela de Informática de la UPM. Pero en realidad es de todo menos eso. Es el refugio del teatro, es la madriguera en la que las personas con más talento de ese pozo se refugian creando vida… Y en algunos casos salvándolas. En Histrión el teatro es tan puro que no requiere de público. Yo he actuado para menos de diez personas. Sí, meses de trabajo para preparar la obra y que te vean menos de diez pares de ojos.

Pero daba igual.

Ayer fui a ver la que iba a ser la última obra en la que voy a actuar con Histrión pero que tuve que dejar a medio camino. Otro recogió el testigo de mi personaje y la obra siguió adelante. A pesar de mi, a pesar de todo. La realización de la obra tiene evidentes fallos pero, siendo sinceros, no les importan a nadie. El público somos amigos, familiares. Vamos por amor a los actores y los actores vienen por amor al teatro así que, ¿qué más da que en ciertos momentos falte ritmo o que algún personaje cojee? Los actores y directores tomarán nota de ello y el año que viene le volverán a poner el alma y la vida a lo que hacen y volverán a cometer otros errores y nos volverá a dar igual porque todos habremos compartido un momento de teatro, de un teatro sin mayor pretensión que ser teatro.

Lo que os quiero decir es que Histrión es una idea viva, hereditaria, y que los que me precedieron y los que vendrán tras de mi entenderán Histrión a su manera. Será su Histrión de la misma forma que este es el mío.

Por eso me despido de Histrión como de un amigo, porque sé que le volveré a ver y no será el mismo. Y yo, la verdad, es que tampoco lo seré.

Javier Saborido

Apenas adicto al café hace fortuna como fotógrafo ronin en Madrid. La demostración de que la democracia funciona reguleras es que es el director de esta revista. Podéis ver sus fotos aquí y aquí. Además de ser el director se encarga también del departamento de fotografía.

3 Replies to “Histrión, teatro a pesar de todo

  1. Suscribo, letra por letra, todo lo que has escrito. No se puede plasmar mejor lo que todo un antiguo histrión siente. Gracias por escribirlo.

Responder a Javier Saborido Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *