Por eso, para eso

Porque existir nunca es suficiente,

porque siempre es la mejor ocasión

para evadirse de la mala gente

y los estultos de televisión;

 

para encontrar vida inteligente

en este mundo de irreflexión,

porque es la forma más pertinente

de comenzar una revolución;

 

por Quevedo, por Molière, por Rimbaud,

por Shakespeare, por Cervantes, por Rousseau,

por poder vivir lo que nunca vivo;

 

por Lope, Machado, Alas Clarín,

por Cela, por Lorca, por Azorín.

Por eso leo. Para eso escribo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.